Extraterrestre

Para definir las películas de Nacho Vigalondo tratemos de imaginar un universo paralelo en el que, como ocurría en un cómic de Grant Morrison, existen versiones idénticas a nosotros mismos, pero cuyos órganos están situados en el lugar inverso, como ocurre al vernos reflejados en un espejo. En dicho universo, Vigalondo tendría un gemelo invertido al que, para no confundirnos repitiendo el mismo nombre dos veces, y puesto que también es director de cine, daremos un nombre al azar; por ejemplo: Alejandro Amenábar. Ambos nacieron en el mismo sitio, la trastienda de un videoclub lleno de cintas gastadas de Argento, Carpenter y Spielberg; pero mientras uno no se arrepiente de ello, el otro nunca menciona sus orígenes. Cosas de tener el corazón en el sitio equivocado, supongo. Y entonces pasa lo que pasa: que mientras en las películas del primero hay siempre un sentido de la ironía que le hace trascender el material de partida, el otro hace sin saberlo cine de serie B (de lo cual podría enorgullecerse si se diera cuenta de ello, en lugar de caer en el ridículo al creer estar haciendo películas “serias y realistas” como Mar Adentro).

Extraterrestre, la segunda película de Vigalondo, es un buen ejemplo de cómo su cariño por lo pulp y su negativa a ponerle disfraces para presentarlo como material de qualité, consiguen hacerle ir más allá de los clichés del género. En esta ocasión la premisa de partida es parecida a la de V: un enorme platillo volante ha descendido sobre Madrid y sus habitantes se encuentran con una buena papeleta. ¿Qué hacer mientras el platillo flota sobre los PAUs del norte de la capital y los extraterrestres se deciden a bajar o no para establecer contacto? La mayor parte de la gente huye de la ciudad, pero por algunas razones u otras hay quien sigue en su apartamento, como Michelle Jenner y los tres pretendientes que la rondan: Julián Villagrán, Raúl Cimas y Carlos Areces.

El mayor acierto de la película es hacer girar una comedia romántica en torno a un pretexto en principio tan ajeno a ella como el de una invasión extraterrestre. Pero como ya demostró en su corto Una Lección de Cine, Vigalondo, nunca faltó a clase cuando Hitchcock dictaba las lecciones y sabe cómo hacer girar una historia (o la falta de ella) en torno a un MacGuffin estrambótico. De hecho, Extraterrestre sería en cierto modo una versión alargada de dicho corto, la prolongación hasta el paroxismo de una promesa que nunca se cumple, haciendo, claro está, que el espectador esté constantemente pendiente del desarrollo de los acontecimientos.

Y sin embargo, hay algo en Extraterrestre que hace que un engranaje, Michelle Jenner, no encaje tan bien como debería. Tal vez sea su actuación, correcta aunque algo más plana, más forzada que la de sus compañeros; o el hecho de que su personaje no sea tanto un personaje, sino más bien el centro de gravedad del resto. Quizá un carácter más estrambótico, menos girl-next-door, hubiera funcionado mejor dentro del cuarteto amoroso y hubiera hecho más creíbles sus repentinos cambios de inclinación por uno u otro personaje; o tal vez lo que le falte para adquirir cuerpo sea ese punto patético y ridículo, y a la vez tan humano, que tan tiernamente tienen dibujado Cimas, Villagrán y Areces.

El gran Minchinela hace un lúcido análisis del complicado juego que se traen los personajes de la película para explicar por qué el de Jenner se acerca tanto al vacío. Es necesario que asuma la función del cero, explica, la función de la novia de Batman, para hacer chocar contra sí a los hombres que orbitan en torno a ella. Quizá eso esté bien en una película de Antonioni, sin embargo no creo que Extraterrestre tenga alma de fórmula en la que sea necesario un valor cero para que el resultado funcione; tiene suficientes momentos sentimentales, y por cierto, momentos que funcionan muy bien, como para que el personaje de Michelle Jenner se hubiera merecido un poco más de entidad propia.

Dudo que Nacho Vigalondo sea el Woody Allen de la ciencia ficción como dice una de las frases promocionales incluidas en el poster de la película (ni falta que hace), pero desde luego es uno de los directores más originales que tenemos. Solo por eso merece ya la pena aplaudir a Extraterrastre, aunque hay muchos más motivos para ello. Me quedo con uno como punto final: ese hermoso último plano, homenaje crepuscular a Casablanca, en el que a un Miguel Noguera haciendo del capitán Renault le enseñan cómo funciona el arte de la improvisación. (Y quizá este guiño final de la película sea una especie de sonda puesta por Vigalondo para identificar al tipo de espectador busca para su cine).

por Roberto Bartual

Teórico, guionista de cómic y novelista. Sus ensayos sobre cómic y narración gráfica son comercializados por Editorial Marmotilla. Como autor de ficción, se ha especializado en literatura fantástica y de ciencia ficción; sus relatos pueden encontrarse en Orciny Press y Salto de Página. Es autor de la novela Blitzkrieg!, que tiene como protagonistas a Nikola Tesla y Albert Speer. Tantoesta novela como su libro teórico "Jack Kirby. Una odisea psicodélica" son fruto de su investigación sobre sustancias enteógenas. También es autor literario y guionista de "Los Ángeles de María", una novela gráfica sobre el primer grupo católico de superheroes de la historia. Trabaja como profesor del departamento de Filología Inglesa de la Universidad de Valladolid.

▶Narraciones gráficas. Del códice medieval al cómic.
▶La secuencia gráfica. El cómic y la evolución de su lenguaje.
▶Jack Kirby. Una odisea psicodélica.
Ediciones Marmotilla (Libros sobre cómic): https://lamarmotilla.com/publicaciones-dos/

▶Blitzkrieg!
Editorial Cerbero (Novela)
https://www.editorialcerbero.com/producto/blitzkrieg/

▶Teenage Thunder (Cómic)
https://www.grantlibreria.com/libro/los-angeles-de-maria-y-el-rescate-del-brazo-incorrupto-de-santa-teresa_6381

▶Los Ángeles de María (y el rescate del brazo incorrupto de Santa Teresa) dibujo: Julián Almazán
https://fatbottombooks.com/es/books/comic/los-angeles-de-maria-el-rescate-del-brazo-incorrupto-de-santa-teresa

▶Combustible Lovecraft
Orciny Press (Relato en antología colectiva)
https://www.orcinypress.com/producto/combustible-lovecraft/

▶Prospectivas
Salto de Página (Relato en antología colectiva)
https://malpasoycia.es/libreria/prospectivas/
Últimas entradas de Roberto Bartual (ver todo)
Imagen por defecto
Roberto Bartual

Teórico, guionista de cómic y novelista. Sus ensayos sobre cómic y narración gráfica son comercializados por Editorial Marmotilla. Como autor de ficción, se ha especializado en literatura fantástica y de ciencia ficción; sus relatos pueden encontrarse en Orciny Press y Salto de Página. Es autor de la novela Blitzkrieg!, que tiene como protagonistas a Nikola Tesla y Albert Speer. Tanto esta novela como su libro teórico "Jack Kirby. Una odisea psicodélica" son fruto de su investigación sobre sustancias enteógenas. También es autor literario y guionista de "Los Ángeles de María", una novela gráfica sobre el primer grupo católico de superheroes de la historia. Trabaja como profesor del departamento de Filología Inglesa de la Universidad de Valladolid.

▶Narraciones gráficas. Del códice medieval al cómic.
▶La secuencia gráfica. El cómic y la evolución de su lenguaje.
▶Jack Kirby. Una odisea psicodélica.
Ediciones Marmotilla (Libros sobre cómic): https://lamarmotilla.com/publicaciones-dos/

▶Blitzkrieg!
Editorial Cerbero (Novela)
https://www.editorialcerbero.com/producto/blitzkrieg/

▶Teenage Thunder (Cómic)
https://www.grantlibreria.com/libro/los-angeles-de-maria-y-el-rescate-del-brazo-incorrupto-de-santa-teresa_6381

▶Los Ángeles de María (y el rescate del brazo incorrupto de Santa Teresa) dibujo: Julián Almazán
https://fatbottombooks.com/es/books/comic/los-angeles-de-maria-el-rescate-del-brazo-incorrupto-de-santa-teresa

▶Combustible Lovecraft
Orciny Press (Relato en antología colectiva)
https://www.orcinypress.com/producto/combustible-lovecraft/

▶Prospectivas
Salto de Página (Relato en antología colectiva)
https://malpasoycia.es/libreria/prospectivas/

Artículos: 13